¿Qué debo valorar a la hora de contratar un seguro de Responsabilidad Civil Profesional para certificadores energéticos?

Aparte del evidente aspecto de la prima (coste del seguro), es importante valorar otras cuestiones de importancia vital a la hora de proceder a la contratación de un seguro de responsabilidad civil profesional, ya que de su contenido pueden derivarse importantes efectos a la hora de hacer uso de las coberturas:

  • Suma asegurada: Es la máxima indemnización a que estará obligada a abonar la aseguradora en caso de producirse un siniestro. Suele incluir un doble límite, uno temporal, referido habitualmente al periodo de cobertura de la póliza y otro por siniestro.
    La adecuada elección de dicho límite es un aspecto determinante en la elección del seguro, ya que la elección de importes excesivos o escasos podrían dar lugar respectivamente a situaciones de infraseguro o sobreseguro.
     
  • Fecha retroactiva: La mayor parte de esta tipología de seguros contemplan cláusulas tipo "claims made", es decir, en base a reclamaciones, lo que significa que el seguro atenderá cualquier reclamación conocida por primera vez por el asegurado durante el periodo de seguro, independientemente del momento en que tuvo lugar el acto, error u omisión que ocasionó aquella. En la práctica, es habitual que se incorpore una "fecha de retroactividad", de forma que únicamente quedarán amparados los siniestros producidos con posterioridad a dicha fecha.
     
  • Franquicia: La suma dineraria que correrá a cargo del asegurado en caso de siniestro
     
  • Coberturas: La selección de las coberturas dependerá de las necesidades específicas de cada asegurado, aunque la póliza debería incluir, al margen de la cobertura principal relativa a la responsabilidad civil profesional, la de defensa jurídica.
     
  • Actividad profesional: Resulta imprescindible una clara y completa definición de la actividad profesional desarrollada, bajo el riesgo de que el asegurador rechace en caso de siniestro la cobertura de ciertas actividades cuando éstas no se hayan suficientemente definidas o no se hayan mencionado en la póliza.  
  • Exclusiones: Por lo general se excluyen del ámbito de cobertura los daños propios, los actos fraudulentos o maliciosos, las multas y sanciones y la responsabilidad civil contractual (perjuicios causados como consecuncia de incumplimientos contractuales).
  • Periodo informativo : El periodo informativo constituye un periodo adicional de cobertura para el caso de no renovación del seguro o bien de cese en la actividad profesional. Las compañías aseguradoras que contemplan este periodo extienden la cobertura durante este periodo a cambio del pago de una prima adicional que habitualmente se corresponde con un múltiplo de la última prima pagada. 
     
  • Información: El coste del seguro se obtiene de la información facilitada por el solicitante del mismo en general mediante la cumplimentación de formularios al efecto; es imprescindible la correcta cumplimentación de dichos formularios, pudiendo el asegurador en caso contrario a rescindir la póliza e incluso a rechazar la cobertura de un siniestro.
     
  • Ambito territorial: El ámbito territorial de cobertura de la póliza debe coincidir con el geográfico dónde potencialmente pueda ser generado el daño.